El Coño De La Bernarda – Significado

Seguro que has escuchado esta expresión cientos de veces. De hecho seguro que la usas habitualmente y si no, deberías hacerlo…

Quizás no suene muy bien, y menos hoy en día que somos todos tan “redichos” de cara al público y tan “mal-hablados” al volante o en privado, pero “El Coño de La Bernarda” es una de esas expresiones mediterraneas que deberíamos usar todos para preservarla de su extinción.

A mi, además de fascinarme por su fuerza y sonoridad, me toca la fibra especialmente por ser una expresión andaluza, y además de una tierra vecina a la mía y a la que voy a menudo: Granada.

coño de la bernarda

Este blog lo creé en su día junto a una amiga vegetariana (que se esfumó y no he vuelto a saber de ella) para compartir todo lo relaccionado con nuestro estilo de vida, iniciativas, y dar soporte a todas las personas que buscan información o desean unirse a la causa.

Como al final me he quedado yo como capitán y único tripulante del blog, esto se ha convertido “En el Coño de la Bernarda”. Y lo cierto es que me gusta, pues no solo soy vegetariano. Soy muchas cosas, y entre ellas, vegetariano, pero sobre todo soy yo mismo, y por eso he hablado y hablaré de temas que pueden o no estar relaccionados con “lo verde”.

Tenía que decidir en qué categoría clasificar todos los post que no estén relaccionados con “lo verde” y en un principio había pensado en el típico “cajón desastre”. Pero luego pensé: “Qué demonios! Mucho mejor El Coño de la Bernarda”.

Así que desde ahora el cajón desastre de este blog será “El coño de la Bernarda”.

Y para que no digas que se me está llenando la tecla de coño sin argumentar, a continuación  relato el origen de tan deliciosa y castiza expresión: EL COÑO DE LA BERNARDA. Te aseguro que es una historia fascinante.

Al parecer, una mujer, de nombre BERNARDA, de la que se decía que era hija natural del rey musulmán ABEN HUMEYA, y nacida en torno a mediados del S. XVI, en ARTEFA, pequeño pueblo de LAS ALPUJARRAS granadinas, era una reconocida santera; a caballo entre ambas religiones, en unos tiempos difíciles, recorría las calles de ARTEFA armada con sus tablillas de oraciones, mezcla de versículos coránicos y cristianos (quizás la única depositaria de los famosos LIBROS PLÚMBEOS del SACROMONTE), y era la sacristana de la pequeña ermita en la que los artefaños guardaban y veneraban la imagen
reverendísima del CRISTO DEL ZAPATO. Aunque la fama, como hemos dicho, le venía de santera, que lo mismo enderezaba la pata torcida de un cordero, como remediaba las más diversas dolencias, como dirigía los rezos en ausencia del cura… por lo que era, ciertamente, mujer conocida y querida entre sus vecinos.

Una buena noche la mujer fue sorprendida por unos toques en la puerta de la pequeña ermita, en la que de común solía habitar, en una pequeña dependencia aneja. Asustada abrió la puerta y vio que, embozado en su capa, no sabiendo muy bien si por el frío, o por salvaguradar su intimidad, se encontraba D. AURELIO DEL ALTO OTERO, a la sazón segundo Conde de ARTEFA, que venía, pese a lo alto de la madrugada, a solicitar su consejo, ya que, según él, había tenido un sueño que le tenía profundamente alterado:

Tuvo una visión en la que todos los graneros de ARTEFA estaban vacíos, y secos, con hombres y mujeres famélicos, y nadie podía hacer nada… de repente, en medio de todos ellos, aparecía el Conde mismo, lamentándose por la suerte de las gentes de su pueblo, y sin poder hacer nada, alzaba los ojos al cielo esperando una respuesta. Aparecióse entonces la figura, que él creyera de SAN ISIDRO LABRADOR, y una voz en el cielo que decía de esta manera: San ISIDRO labrador, quita lo seco y devuélvele el verdor…

Se sorprendió la buena mujer con el relato del Conde y le contó que ella había tenido otro sueño parecido, una noche en la que se acostó apesadumbrada por haber dedicado su vida a los demás, no haberse casado y no haber tenido hijos, pues, según ella: “No es buena la mujer de cuyo higo non salen hijos”, pero que en ese momento, se apareció, de semejante manera, en su habitación, la figura de San ISIDRO labrador que le metió la mano en la raja, de donde percibió tal placer que la santa mujer que creyera entender por fin el significado de la expresión “tener mano de santo” y al punto casi de morir, por la vergüenza y placer experimentado, creyó ella oír, por boca del santo labriego, la misma expresión: San ISIDRO, labrador, quita lo seco y le devuelve el verdor…

Tras compartir su sueño con el Conde le dijo que “las cosas del Señor no son para los ignorantes, por eso fuera la divina misericordia las que las desentrañase, si quiso Dios esa gracia”

El Conde se fue, casi con la misma duda que traia, pero lo cierto es que, desde su entrevista con BERNARDA, las cosechas de ARTEFA se sucedieron sin parar y no hubo la hambruna temida por el Conde a raíz de su sueño. Por eso, el Conde, hombre religioso y devoto donde los hubiera, compartió el secreto de su visita a donde la BERNARDA, con el cura del lugar D. HIGINIO TORREGROSA, quien, en la homilía del día siguiente, se dedicó a cantar, desde el púlpito, las alabanzas de Dios que tantos “bienes y menesteres quiso mandar sobre esta santa tierra nuestra de ARTEFA, por mediación de la muy noble, y santa mujer de BERNARDA, o más bien, por medio del higo de ella, o sea, del coño suyo benedito”

Con todo, había un individuo, conocido como MANOLICO, EL TONTICO, que se pasó todo el día, en la plaza del pueblo, gritando a voz pelada “que no se creyera lo de la santa BERNARDA, que ninguna mujer es santa por donde mea, así en el infierno arda”. Indignada BERNARDA con estas palabras le mandó traer a su presencia y allí, en la intimidad de la ermita le dijo: “Mete tu mano en el coño bendito, a ver si miento, en lo que siento, y sea tu escarmiento” Y así lo hizo MANOLICO, EL TONTICO, que desde entonces, pues nadie vio el milagro escondido, se hizo el más célebre predicador del higo benedito de su paisana artefaña por toda la ALPUJARRA granadina..

coño de la bernarda

Las bendiciones se sucedían sobre el pueblo de ARTEFA, diciendo las crónicas que: “todos los homnes, y mujeres iban a casa la BERNARDA, a tocar su coño benedito, y la abundancia aparecía por doquier. Las mujeres daban hijos sietemesinos fuertes como cabritillos, y las guarras parían cochinillos a porrillo, las cosechas se multiplicaban y hasta las gallinas empollaban huevos de siete yemas…”

Más BERNARDA murió, como corresponde a todo ser mortal, y la enterraron entre gran llanto y duelo de sus gentes, que a partir de ese momento, como maldecidos por la ausencia de la buena mujer, sufrieron en sus carnes todo lo que aquella, quizás en vida evitara: Terremotos, abortos en el ganado y las mujeres, cosechas baldías, todo parecía perderse y la vida se malograba en ARTEFA… Sin embargo cuenta la leyenda que un buen día que: “Una mujer del pueblo, derramába lágrimas sobre el sepulcro de BERNARDA, y se vio sorprendidia por unas luces que ascendían del sepulcro, asustada y enloquecida corrió a presencia del señor cura párroco, que ordenó desenterraran el cuerrpo muerto de la BERNARDA, hallando, todos los presentes, con el Notario de ARTEFA al frente, que la BERNARDA polvo era, como es la suerte de nuestros padres, salvo su higo incorrupto, rojo y húmedo cual breva”.

El párroco, D. HIGINIO TORREGROSA ordenó el traslado del despojo santo a la parroquia, donde enseguida lo colocaron en un relicario, llamado desde entonces el COÑO DE LA BERNARDA, por la urna de oro y la forma de lo que dentro conservara… y que no hubo nadie que al contacto del relicario no recuperara la abundancia en cualquier empresa que emprendiera.

Tanta fe le tenían en ARTEFA al coño de la BERNARDA que el propio párroco, y siempre según las crónicas: “Decidió, junto con el Ajuntamiento de la ciudad, elevar el asunto a la disquisiçión de los notables de la Santa Madre Iglesia Metropolitana de GRANADA, solicitando, la santa y pronta canonizaçión de la santa BERNARDA de ARTEFA”. Al parecer, el por aquel entonces Arzobispo de GRANADA, D. PEDRO CASTRO VACA Y QUIÑONES, más preocupado en vigilar de cerca de los moriscos falsamente convertidos a la “fe verdadera y noble de nuestro Señor Jesucristo”, y alentando a la Inquisición, no estaba mucho por la labor de apoyar una petición de canonizar a una santera nada más conocida en su pueblo, amén de que, como expresivamente decía la misiva, remitida al Ayuntamiento de ARTEFA: “Dicen los señores teologos de esta Iglesia de GRANADA que nunca se oyó en toda la cristiandad, que el Señor Papa gobierna, y Cristo benedice, que nada bueno saliera del coño de una mujer, a no ser el Señor mismo Jesu Cristo, de su Santa Madre, con todo Virgen, y que por eso la devoçión popular del coño de la BERNARDA era cosa perniçiosa que debía ser desterrada, so pena de mandar la inquisición a hacer las pesquisas oportunas”

Con tal respuesta, D. HIGINIO TORREGROSA, según siempre las crónicas: “Una noche del 9 de Abril, del año 1.609, alumbrado solo por dos candelas, y con el Notario por unico testigo dello, colocó el santo reliquario del coño de la BERNARDA, tras un emparedado debajo de la ventana de la Sacristía, donde permaneciera hasta que la Iglesia mudara su razonamiento sobre este singular suceso, y asi la buena BERNARDA trajera de nuevo la benediçión sobre el pueblo de ella”

Y no sé si verdad o mentira, esto es lo que se cuenta del célebre coño de la BERNARDA, con todo, si quieres saber algo más de la historia, puedes leer la crónica, que en su día redactara D. HIGINIO TORREGROSA titulada:

“Relación de las cosas verdaderas que acotescieron en Las Alpuxarras en lo que se refiere á una piadosa muller llamada la Bernarda, y al coño della, que fizo grandes milagros para la gloria eterna de Dios nuestro Senyor y de la Sancta Madre Ecclesia, escrita por el Licenciado Higinio Torregrosa, Cura Propio de la Ecclesia del Sancto Christo del Zapato desta ciudád de Artefa”

P.D. La mayoría de la historia la encontré en castellano antiguo, el cual he “traducido” a ojo para hacer más fácil la lectura. Seguramente se me ha colado alguna falta de ortografía. Eres libre de corregirme en los comentarios.

Pues eso…

Fuente: internet…

Anuncios

, , , ,

  1. #1 por Ernest el 18/04/2013 - 2:39 pm

    Buenísima la crónica, me he divertido mucho, ¡Quién hubiera imaginado que esa expresión tuviera tal historia!

    • #2 por Manu el 19/04/2013 - 6:16 pm

      ¡Ya lo creo Ernest! Me declaro fanático de esa expresión y llevaba tiempo queriendo buscar su significado. Cuando lo descubrí no puede menos que compartirlo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: